El poder del pensamiento positivo



“Todo está en la mente”, “lo que crees, creas” y no es que te este haciendo cocowash y queriendo unirte a algún tipo de religión, creencia o secta, es pura lógica y ciencia, tu mente debe estar a tu favor para ayudarte a lograr tus objetivos.


Masaru Emoto, conocido internacionalmente por sus investigaciones sobre el agua, fue un autor japonés que decía que las palabras, oraciones, sonidos y pensamientos dirigidos hacia un volumen de agua influyen sobre la forma que toma al convertirse en copo de nieve. Según Emoto, la apariencia estética de los cristales dependería de si las palabras o pensamientos son positivos o negativos.


El punto esencial de las teorías de Emoto consiste en que "El pensamiento humano, las palabras, la música, las etiquetas en los envases, influyen sobre el agua. Si el agua lo hace, nosotros que somos 80% agua deberíamos comportarnos igual.





Con el pensamiento positivo adoptamos una actitud diferente frente a lo que pasa en la vida, y puede transformar lo negativo en positivo, nos permite ver el lado bueno de las cosas.


“Tienes que aprender a elegir tus pensamientos tal como escoges la ropa cada día”.

Comer, amar y rezar.


No importa cómo fué tu niñez o las dificultades que hayas tenido que enfrentar en la vida, tu mente está a salvo, fuerte e intacta, y es increíblemente poderosa, la mente es una joya, sólo hay que ejercitarla y formarla, como el proceso del carbón para la formación de diamantes.


Es un hecho que las palabras crean realidades, porque las palabras cambian nuestras emociones y las emociones son lo que nos mueve en nuestro día a día. Todos tus problemas comienzan en tí, trabaja en tu diálogo interno, en tu ego. Estamos programados gracias a las miles de limitaciones que escuchamos desde la infancia y se quedaron en el subconsciente.


Toma los fracasos o equivocaciones como aprendizajes, los errores no pasan como desgracias y mala suerte, estas pagando el precio de haber tomado un camino equivocado pero ese tropiezo te preparará para un nuevo intento, con más sabiduría y tal vez sea el del éxito. Incluye el verbo fallar en tu vocabulario porque será parte de la vida en repetidas ocasiones, pero no te acostumbres a usarlo. Dile a tus pensamientos “Be nice or leave!”


28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo